Motor Doctor

www.Motordoctor.Es

Usuarios

Tenemos 125 invitados conectado(s)

Estadísticas

OS : Linux g
PHP : 5.3.3-7+squeeze14
MySQL : 5.1.66-0+squeeze1
Tiempo : 10:50
Caching : Activado
GZIP : Activado
Miembros : 50389
Contenido : 343
Enlaces : 4
Ver contenido por hits : 4851936

Recambios Coches

En este sitio WEB

Temas relacionados

Hoy es:

Ulti Clocks content

Solo faltan:

Para el Guitar-Day-2011

Calendario de eventos

Octubre 2019
D L M X J V S
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Ultimos eventos

Sin eventos

Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1402
mod_vvisit_counterAyer2752
mod_vvisit_counterEsta semana23597
mod_vvisit_counterEste mes59868
mod_vvisit_counterTotal1886386
Desde el 14/09/2008 a las 8:00h
¿Qué ha pasado con la profesión de músico? PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 39
MaloBueno 
Escrito por Helio   
Sábado, 14 de Junio de 2008 08:04

Hoy en día, escasea el trabajo de los músicos profesionales, y la mayoría de quienes pretenden vivir tocando, deben pasar por el aro de convertirse en meros mercenarios forzados a enrolarse en giras de cantantes o grupos potenciados por la industria.


Esa especie de maldición que aqueja a los buenos interpretes se acepta como un mal menor, ya que es la única forma de supervivencia que les queda. Nos podemos preguntar: ¿Ha sido siempre así? No ciertamente, es así ahora por razones de la evolución de un mercado convenientemente amañado para que algunos puedan vivir de rentas.


Hasta mediados y finales del siglo XX, la música en directo acampaba a sus anchas por doquier. Allá por los años 30 y 40, las emisoras de radio emitían constantemente conciertos en directo, incluso los anuncios se tocaban en directo. No hay más que ver una preciosa película del controvertido Woody Allen llamada Días de Radio en la que se muestra la fuerte conexión que generaba la radio con el mundo real de las familias americanas, entre tanto, en Europa las cosas transcurrían por los mismos derroteros.


Incluso en los años 60, con discográficas ya muy potentes y con tocadiscos y magnetófonos al alcance de casi todos, la música en directo era de lejos la más preciada y no se escatimaba en conciertos, bailes, y todo tipo eventos: musicales Raro era un congreso, convención o reunión del tipo que sea, que no terminara con un concierto . Hasta en los lugares más extraños el directo era obligatorio: Recuerdo como anécdota que cuando compré mi primera guitarra eléctrica, allá por el año 1970, heredé de su propietario un trabajo cuanto menos extraño: Tocar en un club de Striptease acompañando los desnudos. Wink


Hasta finales de los años 70, en Valencia todos teníamos trabajo en salas destinadas a conciertos. Desde Jazz a estilos menos cultos, cada sala se especializaba en el suyo, y hasta algunos ofrecían actuaciones llamadas de matinée destinadas al aperitivo (de 20:30h a 21h) y posteriormente ya tras el paréntesis de la comida, se trabajaba de 22:30 hasta las 1:00h. La gente que salía a comer fuera o al cine, podía finalizar la noche tomando una copa oyendo música. Incluso para los aficionados al baile, habían salones con orquestas de hasta 20 músicos.


Por otra parte, el aspecto monetario no era nada desdeñable: Un músico podía andar cobrando libre de impuestos entre 5.000 y 10.000 pesetas cada noche. Si contamos que los salarios de un empleado de oficina se ubicaban las 15.000 y las 30.000 pesetas al mes, podemos comprobar que un músico se ganaba muy bien la vida.


En resumen: Los músicos teníamos un buen trabajo remunerado, y había grupos y lugares para todos los gustos y estilos. Smile


Por otra parte, ese fenómeno, no era privativo de una España metida en su transición política. En el resto de Europa, uno podía viajar con sus instrumentos y tocar en los mejores sitios, o bien a comisión sobre la recaudación, o bien directamente pagado por el dueño del local, o bien en el peor de los casos, quedando a merced de la propina del oyente. Sea cual fuera la modalidad, nunca la policía se metía con nadie que ejerciera esas actividades.


Sin embargo, aunque en el resto de Europa el fenómeno siguió y sigue en parte abierto a las actuaciones, en España se produzco un corte brutal alrededor de 1978. Desaparecieron casi todas las actuaciones en directo, debido a las presiones de las entidades gestoras de derechos de autor. Dichas entidades forzaron al gobierno a legislar muy duramente: Las salas tenían que declarar todos los temas que se tocaban en las actuaciones, y pagar altas sumas por ello. Por otro lado, nuestro gobierno, dando una vuelta de tuerca más a esas salas, obligó por ley a que los músicos que actuaban, tuvieran que estar en nómina con contrato fijo. Evidentemente lo que se nos vendió como una protección legal del músico, no era otra cosa que una clara prohibición. Ninguna sala podía pagar las astronómicas sumas de derechos de autor, y menos aún contratar a un músico de manera formal a tiempo completo. Precisamente uno de los atractivos de las salas de concierto, era que cambiaban de grupos semanalmente con el fin de diversificar su oferta y así fidelizar a su clientela habitual.


Estas acciones concretas, supusieron la muerte y sepelio de la música en directo en España. Posteriormente y para paliar esa catastrófica decisión, el gobierno de turno propuso que los músicos fueran empleados autónomos a los que se contrataba de manera esporádica, aunque mediante contratos férreos que suponían pagar al estado unos elevados impuestos, tanto por parte del contratante como por parte del contratado. Aunque a priori el modelo parecía tener alguna ventaja sobre el anterior, los famosos derechos de autor, seguían pesando como una grave losa sobre esa actividad, así que esta medida apenas si despertó algún interés, pues todo quedo exactamente como estaba antes. Casi ninguna sala podía permitirse el lujo de tener músicos y por consiguiente los profesionales dejaron de poder ganarse la vida con su trabajo, salvo que formaran parte de un proyecto ajeno, grabando y actuando con tal o cual famoso para ganarse el sustento..


Evidentemente la finalidad de esas medidas tan draconianas estaba clara: Cobrar unos derechos de autor a toda costa, incluso cuando los temas eran composiciones de los grupos que actuaban. Todo tema tenía que pagar. Si eras músico y compositor, la única supuesta solución para cobrar tu parte de lo que estabas pagando consistía en hacerte socio de la entidad gestora, pagar tus cuotas y además, pagar por registrar cada uno de tus temas. Muchos lo hicieron, pero se llevaron la desagradable sorpresa de no cobrar nunca nada. Al parecer, si tu tema no alcanzaba una mínima difusión, no había nada que cobrar, ya que tu dinero se diluía en gastos de gestión. Yell


Estaba claro que con la complicidad de los gobiernos de turno que cerraron los ojos ante ese atropello, los supuestos gestores de los intereses y derechos de los músicos, se cargaron no solo el fenómeno social de la música en directo, sino que acabaron con una actividad que daba de comer a miles de músicos.


Para aquel entonces, otros que se pusieron las botas con esa decisión fueron las discográficas, ya que en las fiestas de los pueblos se impuso el disco-móvil (discoteca móvil montada sobre un camión), el que quería bailar tenía que ir a una discoteca, y hasta en los eventos sociales como bodas, etc... se pasó en la mayoría de los casos a difundir música enlatada.Ese fue el periodo dorado de las casas de discos que vendían sus CDs a 3.500 pesetas la unidad, es decir más de 20€ el CD en un país con sueldos tercermundistas, y sin otra alternativa para oír música. La opulencia de ese sesector acababa de instaurarse en España a costa de los profesionales que se habían quedado en el paro ,y ,por necesidad, habían tenido que dedicarse a otra cosa para subsistir.


Si en los años 70 las orquestas de baile o grupos de cualquier estilo, podían llevar buenos equipos y permitirse el lujo de comprar instrumentos de calidad, 20 años más tarde apenas si podían permitirse malos equipos de tercera mano.


Curiosamente, el maleficio ha tardado casi 30 años en comenzar a cambiar poco a poco, y ha sido Internet que por muy paradójico que resulte ha resucitado la música en directo gracias a sus descargas ilegales. Actualmente, muchos grupos están ofreciendo su música gratuitamente para la descarga, y su ejemplo está cundiendo cada día más. Infinidad de grupos ya conocidos, y no tan conocidos, confiesan en privado que les importa un pito que les pirateen su música, ya que apenas si ganan para cuerdas con los derechos de sus discos, pues realmente viven de los conciertos, siendo la piratería el vehículo publicitario que más les da a conocer y les permite llenar estadios y teatros.


Así las cosas, ahora se tiran de los pelos las entidades gestoras y las discográficas. Lo que al parecer ignoran, porque esa ha sido siempre la menor de sus preocupaciones, es que los músicos viven de cobrar por tocar y alimentan su creatividad por el contacto con el público. No es coherente que por haber grabado un disco, generalmente compuesto, arreglado, producido y tocado por otros, un presunto cantante pueda vivir 20 años de las rentas de ese disco. No es coherente que para que unos famosos, la mayoría de las veces meros productos comerciales, vivan en la opulencia, el 99% de los músicos de este país no pueda comer de su trabajo. No sé de que se quejan algunos presuntos artistas y los gestores de sus derechos, si llevan décadas comiendo caviar y han sido ellos mismos quienes han matado y enterrado la gallina de los huevos de oro... Undecided Querrán acaso que se les subvencione con dinero público ??


A esa terrible e injusta situación nos ha llevado una política errónea que siempre ha premiado a los famosillos de turno. Ya tocaba empezar a poner los relojes en hora e iniciar una nueva era más justa y coherente: Falta mucho para que el fenómeno se estabilice, pero los primeros pasos ya se han dado, y son imparables. Cada día hay mas salas de directo, y cada día hay más grupos que se lanzan a la aventura de labrarse camino fuera de las sendas marcadas por las discográficas y las entidades gestoras. Algunos tuvimos que abandonar nuestros sueños y dedicarnos a otras cosas, pero eso ya pasó, ahora, solo esperamos que más temprano que tarde, la música vuelva a ser lo que fue y siempre debió de ser: Un trabajo hecho en directo, para que todo el que quiera abrazar la profesión con tesón y seriedad, sepa que va a poder vivir de ella mientras trabaje con dignidad. Cool

Última actualización el Jueves, 19 de Junio de 2008 16:48
 

Las 10 últimas Ventas publicadas en Guitarramania.com

Saludos

Hola amigo, si estás leyendo este texto es porque ya estás viendo el nuevo entorno del portal de Guitarramania.com.
Debes saber que tienes disponibles los accesos directos a los foros y al nuevo Portal de Compra-Venta pinchando en los siguientes enlaces:

Aviso Rifas

Hola amigos, seguimos esperando terminar la rifa a de una Suhr Custom a beneficio de Juanma, el niño enfermo. Te ruego colabores en ella, ya que todos los ingresos íntegros irán a parar a ayudare. Te recordamos que el método más sencillo para confirmar consiste en entrar en la página de las rifas y ordenar los números por la opción: Solo mis números con ese sistema tenéis asegurado el ver los que tenéis, y no será necesario navegar por toda la lista de números.
RocketTheme Joomla Templates