Además:
     

Motor Doctor

www.Motordoctor.Es

Usuarios

Tenemos 275 invitados conectado(s)

Estadísticas

OS : Linux g
PHP : 5.3.3-7+squeeze14
MySQL : 5.1.66-0+squeeze1
Tiempo : 21:07
Caching : Activado
GZIP : Activado
Miembros : 50389
Contenido : 343
Enlaces : 4
Ver contenido por hits : 4138741

Temas relacionados

Hoy es:

Ulti Clocks content

Solo faltan:

Para el Guitar-Day-2011

Calendario de eventos

Noviembre 2017
D L M X J V S
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 1 2

Ultimos eventos

Sin eventos

Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy2044
mod_vvisit_counterAyer2769
mod_vvisit_counterEsta semana10336
mod_vvisit_counterEste mes57734
mod_vvisit_counterTotal260415
Desde el 14/09/2008 a las 8:00h

Motor Doctor

 <a href="http://www.motordoctor.es/" target="_self"><img src="/images/banners/motor//motordoctor.gif" alt="www.Motordoctor.Es" title="Gran variedad de piezas de automóviles para cualquier coche" width="220" height="239" /></a>

Inicio Contenidos Grabaciones Monta tu propio Home-Studio (y II)
Monta tu propio Home-Studio (y II) PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 42
MaloBueno 
Escrito por Freebird   
Miércoles, 18 de Noviembre de 2009 20:57

Amplitube HendrixHace unos días en el portal de Guitarramanía repasábamos la gestación de un estudio de grabación casero a partir de unos elementos esenciales. Vimos cómo una tarjeta de sonido se convertía en la columna vertebral del estudio, puesto que hacia dicho dispositivo parte el sonido antes de digitalizarse y penetrar las entrañas de nuestro ordenador. Vimos qué accesorios eran necesarios para recoger dichas ondas dependiendo de su origen (un micrófono para voces, previos, batería electrónica incluso) y empezamos a vislumbrar la segunda parte de este monográfico adelantando términos como secuenciador ó plugin. Es importante discernir que habíamos dedicado la primera parte a digitalizar el sonido de nuestras voces e instrumentos de manera relativamente sencilla, pero no habíamos explicado nada de la integración de todas esas ondas digitalizadas en un sistema informático. Sobra decir que para montar un estudio de grabación casero en condiciones tendremos que hacernos con un ordenador, que puede ser de sobremesa o portátil, y que cuanto más potente sea mejores resultados obtendremos. La elección de un PC o de un Mac es totalmente subjetiva: hoy en día el mundo de la grabación es ambivalente en este aspecto, puesto que existen drivers (controladores) para todos los dispositivos, secuenciadores y plugins específicos para cada tipo de sistema operativo. A la hora de la verdad, lo que cuenta es el rendimiento del equipo en función de la carga de trabajo a la que le sometemos. Veamos en qué se convierte el sonido de nuestro grupo una vez entra en las tripas de nuestro ordenador.

Ya sea a través de MIDI, de conexiones XLR ó TRS, el sonido que hemos recogido de nuestras voces e instrumentos, vía nuestra tarjeta de sonido, se almacena en nuestro disco duro y queda reflejado bajo forma de ondas (de hecho se almacena bajo el formato de onda, wav) en diferentes pistas de nuestro secuenciador. ¿Qué es un secuenciador? Un secuenciador es aquel programa ó software que permite grabar el sonido que generamos, organizarlo, editarlo y procesarlo para convertirlo en una canción. La mayoría de los lectores de este portal habrá visto alguna vez o habrá manejado un secuenciador como ProTools, Cubase o Sonar. Si la tarjeta de sonido es la clave de nuestro hardware, el secuenciador es clave de nuestro software. Un secuenciador ofrece, bajo una interfaz más o menos compleja, la posibilidad de trabajar a tiempo real con las muestras de sonido que vamos creando para, poco a poco, ir tejiendo la estructura de una obra musical. Cada proyecto tendrá el número de pistas virtuales que queramos asignarle y se almacenará en nuestro disco duro. El aspecto del secuenciador clásico viene definido por la herencia de los estudios de grabación analógicos, por lo que tenemos un mezclador virtual que recrea las mesas de mezclas de toda la vida y muchos botones y controles bien organizados en secciones y barras de herramientas que emularán el funcionamiento de una de estas mesas. Una pista puede silenciarse (mute), escucharse sola (solo) silenciando al resto, copiarse, eliminarse, etc. Podemos aplicar toda clase de efectos, panoramizaciones y ecualizaciones a cada pista, así como controlar todos los parámetros de todas las pistas juntas ó de grupos de varias pistas. La libertad que ofrece un secuenciador digital hace que todas estas herramientas estén al alcance del gran público, y puesto que no son difíciles de usar (al menos de forma elemental), entendemos porqué cada vez más y más músicos optan por montar su propio estudio casero. Todos los secuenciadores funcionan de forma similar: trasladan el sonido a una pista (en la que previamente habremos accionado el botón de grabar) y el usuario da forma a una canción mezclando todas las pistas. Si bien es posible obtener un resultado decente o incluso muy bueno, el arte de mezclar exige de ciertos conocimientos previos en cuanto a sonido y sobre todo se basa en la acumulación de muchas “horas de vuelo” tras los controles. Con el tiempo y un poco de ayuda todo el mundo es capaz de editar un proyecto e ir descubriendo poco a poco los secretos de una de las profesiones más infravaloradas en el mundo de la música, la de ingeniero de sonido. A la hora de realizar una grabación profesional, es el ingeniero quien, bajo las órdenes del productor, edita las pistas de audio y es en buena parte gracias a su destreza que un grupo consigue “ese sonido” que le define. Lo primero que hará nuestro secuenciador por nosotros será ayudarnos a crear el esqueleto rítmico de la canción, por lo que antes de realizar ninguna grabación sonora convendrá decidir el tempo de la canción, definir cuantos compases tiene dicha obra, y señalar los cambios de tempo (velocidad) en la barra temporal del secuenciador, en el caso de haberlos.

Vintage Channel Plugin
Uno de los aspectos más ingratos de la edición de audio es el tratamiento de las ondas sonoras: pese a que dicha tarea es muy intuitiva (copiar, cortar, pegar), es necesario practicar mucho a la hora de embarcarse en la corrección y edición del audio. Un archivo de onda, con la extensión wav, representa la onda del sonido a modo de espectrograma, por lo que no es difícil reconocer los picos de actividad (llamados vulgarmente “morcillas”, entre otras lindezas) a primera vista viendo el dibujo que las ondas trazan a lo largo de las pistas. A modo de puzzle iremos montando nuestro proyecto sonoro con total libertad, moldeando estas ondas, cortándolas, copiándolas, etc. Es importante comprender que toda onda sonora así representada no está comprimida aún. Las ondas originales que se van almacenando en nuestro disco duro ocupan mucho espacio porque se graban en un formato de mucha calidad. La compresión mp3, por ejemplo, utiliza un algoritmo para reconocer patrones y encapsula cada onda en apenas una 16ª parte del mismo, convirtiendo un archivo de audio pesado en un archivo ligero pero mucho más pobre. Es posible obtener una onda a partir de un mp3 en un secuenciador, importando dicho archivo a una pista, pero su conversión a onda reflejará las limitaciones del archivo, por lo que no se aconseja, a menos que sea imprescindible, el uso de archivos mp3 a la hora de componer un proyecto. Un mismo archivo wav, convertido a mp3 y de nuevo convertido a wav es muy diferente, ha perdido toda su calidad.

Spring Reverb Plugin
Un secuenciador hace las veces, entonces, de mesa de mezclas y de mesa de edición de audio, pero hay un aspecto fundamental del trabajo de estudio que se hace a través del secuenciador, y es la aplicación de efectos a las pistas. De cara a poder trabajar con todas las herramientas que se nos ofrecen hoy en día, y gracias al inexorable avance del software, podemos hacer virtualmente cualquier cosa con el sonido: desde ralentizarlo hasta ensuciarlo, añadirle eco, retardo, aplicar efectos de distorsión, vocoder, armonizarlo, programar su panoramización, comprimirlo, ecualizarlo, etc. Y todo ello pista a pista o en bloque. Aquí es cuando la potencia de un equipo informático se pone a prueba. El uso de muchos efectos simultáneos en un proyecto es capaz de saturar el procesador de cualquier PC que no esté a la altura de las circunstancias. Llamamos a todas estas extensiones de software plugins (del inglés plug-in, enchufar y listo). Un plugin es un pequeño programa que se integra en cualquier pista para alterar su contenido. Hay plugins para todo y en enormes cantidades, plugins que emulan tipos de amplificadores, plugins que armonizan instrumentos y voces, plugins que recrean los mejores pedales de efectos, plugins creados por fabricantes que ofrecen a los usuarios una versión digital de sus productos, plugins caros, baratos, gratuitos, etc. En general, un secuenciador viene equipado por defecto con un buen arsenal de plugins más o menos básicos que permiten aplicar los efectos fundamentales a un proyecto (reverb, delay, EQ, compresión, etc.). Al trabajar con bytes de información, la propia naturaleza de lo digital hace que la colección de plugins diferentes sea virtualmente infinita. Cualquier alteración/deformación del sonido puede conseguirse vía software. En la actualidad, se estilan los plugins con interfaces basadas en paneles frontales de equipos analógicos, cuanto más “Vintage” mejor: al fin y al cabo todos nos criamos girando botones, ¿no? No hay nada más sencillo que la mecánica de girar un potenciómetro hacia un lado. Haciendo un clic con un ratón y arrastrando un potenciómetro virtual aplicaremos un efecto sobre una onda de audio, proceso que podremos deshacer o volver a repetir cuantas veces queramos. Gracias a estos plugins que incorporaremos a nuestras pistas, daremos el efecto deseado a nuestros sonidos.

Amplitube guitar pluginPero también existen pistas de otras clases. La inclusión de sintetizadores virtuales a nuestro secuenciador (sintetizadores de percusión como los que vimos en la entrega anterior, o sintetizadores con teclado al estilo del legendario Jupiter 8 de Roland o el MS-20 de Korg, crean pistas adicionales en nuestro proyecto. Por un lado, pistas de control de sinte y por otro pistas MIDI, muy útiles a la hora de retocar manualmente cualquier nota. El protocolo Musical Instrument Digital Interface (MIDI) es un gran aliado del creador musical: en una pista MIDI pueden dibujarse notas y figuras que luego serán interpretadas por cualquier instrumento virtual y que podremos retocar nota por nota a nuestro antojo (ya vimos lo importante que esto era a la hora de añadir una batería sintetizada).
Una vez tenemos todas las pistas niveladas y a nuestro gusto, es hora de realizar una escucha previa. Es cierto que hemos comprado unos altavoces y unos cascos pero tenemos que tener en cuenta que las herramientas del estudio se concibieron con vistas a poder trabajar con la mayor fidelidad de audio posible, entorno que no se da, por norma general, en los soportes de audio que más comúnmente utilizaremos para escuchar nuestra música, que pueden ser nuestro equipo Hi-Fi, nuestro Ipod o por supuesto nuestro coche. Será necesario insertar nuestro CD de prueba (habrá más de uno, os lo aseguro) en el equipo de sonido de nuestro automóvil para hacernos una idea general de cómo sonará realmente nuestra canción fuera de nuestro estudio. De cara a poder grabar un CD tendremos que seguir ciertos pasos. Casi me da apuro indicar que nuestro ordenador deberá venir equipado con una grabadora de CD’s para poder “tostar” nuestro trabajo a voluntad. Imprescindible. Desde el menú de nuestro secuenciador buscaremos la opción de exportar audio y crearemos un único archivo WAV con el conjunto de las pistas superpuestas, utilizando una frecuencia de muestreo de buena calidad. Una vez conseguido (dependiendo de la longitud y complejidad del proyecto, tardará hasta más de 8 minutos por canción) el archivo wav definitivo, tendremos que editarlo de cara a aplicar un ligero mastering casero (ojo, este paso no es obligatorio).

Mastering

La masterización es el arte de preparar el archivo de onda de audio definitivo para ser plasmado en un soporte de audio definitivo como por ejemplo un CD. Es importante aplicar a nuestra onda una normalización de nivel de volumen, generalmente a 0 decibelios (db), para que el volumen de la canción no sea ni demasiado alto ni demasiado bajo. Es posible, si deseamos matizar ciertas frecuencias, aplicar una ecualización definitiva a todo el proyecto (ojo, volver a normalizar después) y por supuesto aplicar efectos globales en caso de que la canción lo requiera. Todos estos pasos deberán efectuarse antes de la normalización, especialmente la aplicación de un efecto para toda la canción. Dependiendo de la dinámica que queramos conseguir (en los tiempos que corren, esto es casi una obligación), será muy importante aplicar una compresión a toda la onda de audio, para conseguir un empaque mayor. Estas alteraciones propias a la masterización pueden efectuarse desde el propio secuenciador, abriendo el archivo wav como un nuevo proyecto o desde cualquier software medianamente avanzado de edición de onda como el Nero Wave Editor (incluido en la suite Nero) o el Wavelab. Una vez aplicados los efectos globales, comprimido, ecualizado y normalizado, estamos en condiciones de guardar los cambios para obtener de forma más o menos definitiva un archivo wav poderoso que podremos pasar directamente a CD. En función de las anomalías encontradas tras la primera escucha del disco en el coche (id armados de boli y papel para apuntarlo todo), tendremos que volver más o menos veces al secuenciador para ir “puliendo” los detalles que se nos han escapado. Gracias a un software de conversión de archivos (All to all converter, db Power Amp, etc.), podremos convertir nuestro archivo wav definitivo a mp3 para enviarlo por correo electrónico a los demás miembros del grupo, colgarlo en redes sociales, en Myspace, etc. Lo malo es que una vez hayáis acabado encontraréis fallos leves una y otra vez, por lo que es probable que tengáis que repetir más de una vez las fases finales del proceso. Estoy seguro que os encantará y de que cada vez lo haréis mejor, todo es practicar. Suerte…Tongue out

 

Por Freebird

Última actualización el Miércoles, 18 de Noviembre de 2009 21:14
 

Las 10 últimas Ventas publicadas en Guitarramania.com

Saludos

Hola amigo, si estás leyendo este texto es porque ya estás viendo el nuevo entorno del portal de Guitarramania.com.
Debes saber que tienes disponibles los accesos directos a los foros y al nuevo Portal de Compra-Venta pinchando en los siguientes enlaces:

Aviso Rifas

Hola amigos, seguimos esperando terminar la rifa a de una Suhr Custom a beneficio de Juanma, el niño enfermo. Te ruego colabores en ella, ya que todos los ingresos íntegros irán a parar a ayudare. Te recordamos que el método más sencillo para confirmar consiste en entrar en la página de las rifas y ordenar los números por la opción: Solo mis números con ese sistema tenéis asegurado el ver los que tenéis, y no será necesario navegar por toda la lista de números.

Navegación noticias

Os indicamos que la navegación por las noticas RSS que alimentan este portal nos llegan desde Youtube, Gibson y Fender. Para poder consultar su contenido on line, basta con pasar el cursor sobre la noticia y el video para que una ventana emergente os muestre los detalles. Si queréis ver el video o la noticia al completo, basta con pinchar en su enlace y se abrirá una nueva ventana en vuestro navegador, con lo cual conservaréis siempre la página de este Portal abierta.
RocketTheme Joomla Templates