Además:
     

Letusa S.A.

Usuarios

Tenemos 41 invitados conectado(s)

Estadísticas

OS : Linux g
PHP : 5.3.3-7+squeeze14
MySQL : 5.1.66-0+squeeze1
Tiempo : 08:29
Caching : Activado
GZIP : Activado
Miembros : 50389
Contenido : 343
Enlaces : 4
Ver contenido por hits : 3060009

Hoy es:

Ulti Clocks content

Solo faltan:

Para el Guitar-Day-2011

Calendario de eventos

Noviembre 2014
D L M X J V S
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6

Ultimos eventos

Sin eventos

Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy722
mod_vvisit_counterAyer2388
mod_vvisit_counterEsta semana5341
mod_vvisit_counterEste mes51535
mod_vvisit_counterTotal3837612
Desde el 14/09/2008 a las 8:00h
Inicio Contenidos Artículos de Opinión Crónica de un viaje a Alemania
Crónica de un viaje a Alemania PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 18
MaloBueno 
Escrito por Freebird   
Domingo, 04 de Enero de 2009 16:19

munichPara mi segunda visita al país germano, hice la maleta mirando el termómetro en la siempre fiable Web de BBC Weather. Cero grados de máxima, bueno, habrá que llevarse los calzoncillos térmicos. Mi otro temor (especialmente en fechas señaladas) era Iberia, ahora que parte del personal se está ganando el carbón a pulso con sus retrasos intencionados y la discutida huelga de celo del SEPLA. Por suerte no tuvimos problemas, y tras dejar a la perrita en casa de mi hermana, mi mujer y yo nos dispusimos a pasar 4 días en la capital bávara, Munich. Nada más aterrizar, comprobé la veracidad de lo que se dice de las Autobahn (autopistas). Y es que, como sabréis, no existe límite de velocidad. El taxista (Mercedes-Benz, como el 90% de los taxis de la ciudad) iba a 180 Km. /h tan tranquilamente, y lo curioso es que la tasa de accidentes es bastante inferior a la nacional. El Hotel NH Deutscher Kaiser está justo frente a la estación de ferrocarril principal, la Hauptbahnhof, muy céntrico. En Europa se suele cenar bastante antes de las 22 horas, así que nos dispusimos a comer algo nada más poner nuestros helados pies en la zona peatonal del centro. Cómo no, especialidades autóctonas: Weinerwurst, Weisswurst, Kartoffelnsalat y Pretzels, todo regado con Helles Bier (cerveza de color claro). Hay que especificar qué clase de cerveza uno quiere tomar. En la tierra de la Oktoberfest, el dorado brebaje adquiere una dimensión desconocida en nuestro país, hay tantas variedades que cuesta elegir. Por la noche las temperaturas bajan, lo que no impide a los locales practicar el patinaje en plena calle. A tal efecto, el ayuntamiento ha montado en Karlsplatz una pequeña pista gratuita rodeada de chiringuitos en los cuales se pueden degustar licores calientes como el ponche local (Punsch) o el vino aromático (Glühwein). No es un Rioja pero calienta el cuerpo que da gusto.

munichAl día siguiente, volvimos a pasar por Karlsplatz (además yo quería confirmar la dirección de una tienda de guitarras que visitaríamos al día siguiente). De nuevo, la pista de patinaje está llena y los turistas embutidos en gorros y guantes de ponen ciegos a vinito caliente de buena mañana. El centro neurálgico de München (Munich) es Marienplatz. La fachada de la catedral mira hacia dicha plaza, y justo al lado vemos otro precioso edificio, el Rathaus (ayuntamiento). El gran reloj de la torre (Glockenspiel) es una de las atracciones de la ciudad: un gran dispositivo decorado con motivos bávaros que a las 5 de la tarde entra en acción, aunque finalmente nos quedamos sin verlo. El paseo obligatorio nos lleva a calles como Weinerstrasse, Theatinerstrasse y Maximillianstrasse. Sorprende la calma y el relativo silencio que reina en la calle, pese a estar atestada. Tanto en espacios cerrados (restaurantes, museos) como abiertos, los alemanes se comportan con mucho civismo, no se oyen ni gritos ni bocinas, el tráfico pedestre fluye en paz, entre locales, turistas, y perros. Si, los perros andan sin correa junto a sus dueños por el centro de la ciudad e incluso tienen el privilegio de entrar en tiendas y restaurantes. Los canes tienen, de hecho, más derechos que los fumadores. La calle es el único refugio de los turistas enganchados al hábito, no hay zonas de fumadores por ningún lado, un desastre. Pese a encontrar tabaco a la venta incluso en supermercados, apenas veo gente fumando y desde luego la calle está libre de colillas. En esta parte de Alemania (Bayern, Bavaria), el tiempo pasa despacio y las tradiciones están para ser respetadas. Muy poco tiene que ver esta pequeña ciudad con la megalópolis techno-juvenil de Berlín. Ya nos había dicho un camarero que Munich era como un pueblo, grande, pero al fin y al cabo pueblo. No sé hasta qué punto esto será cierto, pero me descubro ante los “pueblerinos” de la urbe, ya que sólo encontramos amabilidad, ayuda desinteresada y sinceras sonrisas. ¿Dónde están los alemanes típicos que visitan la Costa Brava empapados en crema solar y vaciando cervecerías? Los “guiris” a los que hosteleros y restauradores estafan año tras años conforman la clase media-baja de la sociedad germana. Cavilando sobre las diferencias en el tejido social entre ambos países me doy cuenta de que el taxi nos acaba de dejar en la villa olímpica, perfecto para un paseo de domingo. Un apunte rápido: el IVA es del 19% y se nota incluso en un miserable paseo en taxi, no compensa por muy cochazo que sea. Hay varios puntos de interés en la zona olímpica: el estadio, la torre, el parque, algunos recintos olímpicos reconvertidos en instalaciones municipales y por supuesto el museo BMW.

munichEl fabuloso Olympiastadion se conserva a la perfección desde su inauguración en los juegos olímpicos de verano de 1972, asientos y marcador incluidos. En la actualidad se utiliza para conciertos y actos culturales. Impresiona el diseño del recinto, en su día un hito de la arquitectura moderna. A pocos metros hallamos la piscina olímpica. Por el módico precio de 3 euros, uno puede zambullirse en tan histórica instalación (en la que no faltan los trampolines olímpicos ni la tienda de bañadores y souvenirs olímpicos). Todo el parque (Olympiapark) es zona peatonal, un paraje salpicado de escarcha con un hermoso lago artificial (helado, por cierto) y una colina cuya historia no deja indiferente. Tras la segunda guerra mundial, y durante la reconstrucción de la ciudad, cientos de cuerpos fueron apilados en dicho emplazamiento. Unas cuantas toneladas de escombros por encima, un poco de tierra, dejar reposar unas semanas y tenemos una colina artificial cuyo origen nadie quiere recordar. Último apunte sobre la guerra: no tuvimos tiempo de visitar el campo de Dachau (ahora convertido en monumento a la memoria colectiva, cumple funciones preventivas contra la amnesia histórica) pero lo dejaremos para la próxima vez. Pero sigamos con la visita dominguera a la zona olímpica. La colosal Olympiaturm se erige, similar a otras torres de comunicaciones como la de Seattle, a 185 metros sobre el nivel del mar y el paseíto en hasta la cúspide obliga a todo visitante a tragar saliva al menos un par de veces dado lo breve y vertiginoso del ascenso. De nuevo el clima juega en nuestra contra, el gran mirador está cerrado por peligro de desprendimientos, y es que caen grandes trozos de hielo de la antena. Nos conformamos (medio timados, eso sí) con hacer algunas fotos desde los ventanales. El minúsculo Rock Museum parece una excusa para poder cobrar 12 euros a todo el que quiera subir a la Olympiaturm. Si, hay alguna cosilla interesante, pero no deja de ser realmente pequeño. Unos pantalones usados por Freddie Mercury, alguna guitarra firmada, entradas de conciertos, algunas cartas de los Beatles y un piano cubierto de espejos utilizado por Elton John. Bueno, algo es algo. Por suerte, la cosa se animaría al llegar a la sede de BMW.
GALERIA MUNICH
http://picasaweb.google.es/freebird.alabama/GERMANYMNCHEN#

bmwNo soy muy freaky de los coches ni del automovilismo, aunque al ser hombre, ¿cómo resistirme? El titánico edificio acristalado que alberga la gran exposición de vehículos nuevos es realmente impresionante, un conjunto de formas modernas bellamente iluminadas que realzan la sensación “high-tech” del lugar. A primera vista, no dista mucho de un centro comercial, por la cantidad de gente que viene a visitar las instalaciones: hay un café-bar, centro de negocios, librería, tienda de accesorios BMW y por supuesto una exposición interactiva que hace hincapié sobre los beneficios de las nuevas gamas de motores híbridos (a base de hidrógeno) que la marca bávara desarrolla en pos de un mundo mejor. Y coches, muchos coches, cochazos… Pero esto está lejos de acabar, ya que al salir de la gran cúpula de acero y cristal, nos espera el museo que se erige en los bajos del famoso edificio BMW. Un taxista nos dijo que su forma evoca 4 cilindros en honor al mundo del motor. El museo también es carillo pero vale la pena. Aunque no pude conseguir un pase de prensa, me llevé de recuerdo la tarjeta de visita del responsable de comunicación externa de turno, que me advirtió de la gravedad de publicar fotografías del interior del museo sin autorización. Dejo el enlace del álbum de fotos dedicado a BMW para vuestro disfrute y babeo y me arriesgo, que sea lo que Dios quiera. El diseño del museo es también digno de admiración: superficies refulgentes, coches bellamente apilados, decenas de motocicletas colgando de una pared de cristal y una gran escalera de caracol. No se ha dejado nada a la ligera, todos los grandes BMW de dos y cuatro ruedas están presentes, desde las legendarias motocicletas con sidecar del Afrikakorps hasta los prototipos modernos más ecológicos, pasando por el mítico Ysetta y por supuesto la serie M. Hay que ver qué bien hacen las cosas estos señores…
GALERIA MUSEO BMW: http://picasaweb.google.es/freebird.alabama/MNCHENBMWWELT#

munichNuestro último día en territorio alemán estuvo dedicado a los Alpes bávaros y a visitar los castillos de Linderhof y Neuschwanstein, pero la capital bávara aún fue capaz de impresionarnos culturalmente. El Lenbachhaus acogía una exposición integral sobre Kandinsky, con cuadros traídos de las mejores galerías del mundo, desde París hasta Nueva York, que no pudimos perdernos. Musicalmente (lo que estabais esperando), Munich ofrece un buen surtido de tiendas que gasearán al más impertérrito guitarrista de nuestra comunidad. No tuve tiempo más que para visitar Heiber Lindberg (Sonnenstrasse, 15) y M.J.Guitars (Pariserstrasse, 32), pero con ambas tuve bastante. Heiber Lindberg musikstore es una gran tienda de dos plantas en la zona más céntrica de la ciudad. La selección es amplia y variada, con precios muy en consonancia con los grandes megastores germanos de la red. Hay una cabina de pruebas insonorizada (sorprende el silencio que hay en la tienda) donde 50 de los mejores cabezales aguardan a que escojas una guitarra para probarla. Mirando a través de una des sus gruesos ventanales, vi a un joven teutón de larga y rubia cabellera probando una superstrato Ibanez y con cara que querer comprarla, visto lo que disfrutaba machacando la sexta cuerda. La cultura musical está presente por todo el país, en cada familia hay uno o más músicos, el Rock es parte de la herencia alemana moderna, sin complejos ante la escena techno berlinesa o la monumental herencia clásica de la zona. El cénit guitarrístico del viaje fue sin duda la visita a M.J.Guitars, la tienda que Matthias Jabs (Scorpions) tiene en la ciudad, no sólo acabé comprando el pedal que buscaba, sino que tuve la ocasión de entrevistar a Matthias Jabs en persona y charlar con él acerca de nuestra pasión: las guitarras, por supuesto. El legendario guitarrista se portó de maravilla, muy amigable y sonriente, y además tuve la ocasión de verle tocar una de sus guitarras a todo volumen (“watch out, it’s gonna be loud!” dijo sonriente) y de retratarme junto a él. Salí en trance, flipado por la experiencia, me hice socio del club de fans de Scorpions allá por 1991 y Matthias Jabs siempre ha sido uno de mis “hachas” favoritos (aparte de la razón por la que tengo una Explorer blanca de 1989). El propio Jabs, junto a Michael Schenker, me firmaron la entrada del concierto que presencié en Zeleste (Barcelona) en 1993 (Face the Heat Tour). Antes de una semana veréis publicado un artículo con todos los detalles, fotos y por supuesto la transcripción íntegra de la entrevista de 45 minutos que mantuve con él. Como colofón musical, asistimos a una Jam Session de Jazz en el Jazzbar Vogler, que estuvo realmente bien.
bavariaPero volvamos a la nieve, a los Alpes y a los castillos. Fritz, nuestro guía, nos iba relatando toda la historia del rey loco Ludwig II por los altavoces del autocar. Gran madrugón para nuestro último día en Baviera, pero os aseguro que mereció la pena. Prestad atención. Ludwig II (Luis segundo, vamos), primo de Sissi, estuvo enamorado de ésta última, aunque la susodicha jamás le hizo caso. Ofuscado y misógino, se pasó rápidamente a la otra acera. Durante su breve mandato, en el siglo XIX, Luis II pudo haberse jactado de arruinar las arcas bávaras. Su megalomanía (inspirada por la admiración que sentía por el francés Luis XIV, el “Rey Sol”) le hizo concebir el palacete de Linderhof, una lujosa mansión situada cerca del Zugspitze (la montaña más alta de Alemania). Dicha residencia, barroca y repleta de oro, está dedicada al anteriormente mencionado monarca francés, y sus estancias rebosan de grabados, tapices, telas francesas, lámparas monumentales y por supuesto una colección de retratos y estatuas del Rey Sol y otros miembros de la realeza gala. Hasta ahí, pase, pero la mera concepción de Neuschwanstein (el famoso castillo que inspira el logo de Disney) es sin duda el capricho real más caro de la historia. El majestuoso castillo se erige sobre las rocosas faldas de una montaña desde cuyas alturas los paisajes nevados y los lagos que desde la lejanía se divisan adquieren tintes más que fotogénicos. Ludwig fue declarado demente y por lo tanto no apto para gobernar, cuando la construcción del castillo casi llegaba a su fin. Apenas pudo disfrutar unos meses de su capricho. Recluido en Linderhof, el peculiar Ludwig fue hallado muerto junto con su psiquiatra en un lago cercano: supuestamente habría acabado con su vida tras cercenar la de su médico, pero las circunstancias de su muerte siguen siendo, a día de hoy, una incógnita. Pocas semanas tras el suceso, el recién estrenado castillo de Neuschwanstein (tan inútil como bello) había sido ya reconvertido en museo. En la actualidad, 5 millones de personas lo visitan cada año. Curiosa historia, ¿verdad? Llegamos a Linderhof disparando con la cámara sin cesar, abrumados por la blanca belleza de los paisajes. Las colosales dimensiones de los árboles (al lado de los cuales un hombre parece más bien un ratoncillo), el profundo silencio alpino, los pinos escarchados y las caprichosas formas del hielo nos han impresionado. Pero la excelencia visual del paisaje responde también al profundo respeto por la naturaleza tan típico de esta zona de Bavaria: apenas alterados, los paisajes bien podrían pasar por milenarios. Cuanta paz, es otro mundo, otro planeta. Tras una parada en la minúscula aldea de Oberammagau, volvemos al autocar y paramos a comer cerca del Schloss Neuschwanstein. El ascenso hacia el castillo es penoso, media horita de pendiente constante a bajo cero no es muy agradable, si lo llegamos a saber cogemos un carrito de caballos. Estaba terminantemente prohibido fotografiar el interior (laberíntico y enrevesado) del castillo, aunque lo mejor está sin duda por fuera. Esta fantástica obra de ingeniería está dedicada a la obra del compositor alemán Richard Wagner. Toda clase de ilustraciones y obras de arte (cuadros, frescos, esculturas) evocan las grandes óperas del genial compositor alemán (Tannhäuser, Lohengrin, Parsifal, Tristán e Isolda, etc.…). Las claras reminiscencias medievales y su claro concepto de castillo de “cuento de hadas” reflejan la admiración que Ludwig II sentía por el austero Wagner. Éste último jamás le hizo demasiado caso y no llegó a poner un pié en el rocambolesco castillo. El monarca quedó prendado de la carga mitológica de su obra durante una representación de Lohengrin. La obsesión de Ludwig para con el medievo germano y las leyendas descritas por Wagner rayaban en lo enfermizo. De acuerdo con las declaraciones de uno de sus sirvientes, el atribulado rey se paseaba de noche por las estancias reales enfundado en trajes operísticos femeninos que habrían sido utilizados en representaciones de las obras de Wagner.
GALERIA ALPES BAVAROS
http://picasaweb.google.es/freebird.alabama/GERMANYBAVARIANALPS#

por Freebird

2009-01-04 / 16:18:51

 

Última actualización el Lunes, 05 de Enero de 2009 19:24
 

Las 10 últimas Ventas publicadas en Guitarramania.com

Saludos

Hola amigo, si estás leyendo este texto es porque ya estás viendo el nuevo entorno del portal de Guitarramania.com.
Debes saber que tienes disponibles los accesos directos a los foros y al nuevo Portal de Compra-Venta pinchando en los siguientes enlaces:

Aviso Rifas

Hola amigos, seguimos esperando terminar la rifa a de una Suhr Custom a beneficio de Juanma, el niño enfermo. Te ruego colabores en ella, ya que todos los ingresos íntegros irán a parar a ayudare. Te recordamos que el método más sencillo para confirmar consiste en entrar en la página de las rifas y ordenar los números por la opción: Solo mis números con ese sistema tenéis asegurado el ver los que tenéis, y no será necesario navegar por toda la lista de números.

Navegación noticias

Os indicamos que la navegación por las noticas RSS que alimentan este portal nos llegan desde Youtube, Gibson y Fender. Para poder consultar su contenido on line, basta con pasar el cursor sobre la noticia y el video para que una ventana emergente os muestre los detalles. Si queréis ver el video o la noticia al completo, basta con pinchar en su enlace y se abrirá una nueva ventana en vuestro navegador, con lo cual conservaréis siempre la página de este Portal abierta.
RocketTheme Joomla Templates